Le informamos de que la empresa permanecerá cerrada los días 2 y 3 de junio de 2022.





KalaMitica entrevista a Antonio Sgaravatti, coautor de la exposición fotográfica "Oltre il tempo" ("Más allá del tiempo") en la Casa degli Artisti "Giacomo Vittone" de Canale di Tenno.



KalaMitica: ¿Por qué organizó una exposición fotográfica en Canale di Tenno?


Antonio Sgaravatti: Querida KalaMitica, ¿sabes que si no fuera por la "Casa degli Artisti" en el hermoso pueblo de Canale di Tenno, tal vez ni siquiera hubieras nacida?


K. ¿De qué estás hablando?


A.S. Te lo cuento con calma, porque es una historia muy bonita.

Todo comenzó en la década de 1970: el pueblo estaba deteriorado y abandonado, las casas se desmoronaban por el abandono y el tiempo.

El pueblo estaba abandonado porque muchos de sus habitantes se habían marchado para emigrar al extranjero o a la cercana ciudad de Riva del Garda.





Pero por suerte llegaron algunos artistas y, viendo el potencial y la belleza de este pueblo medieval, decidieron revivirlo.

Así que restauraron una primera ruina y la llamaron "La Casa degli Artisti" ("La Casa de los Artistas"). Durante sus estancias para estudiar y trabajar, estos renombrados artistas donaban sus obras a la estructura, para que pudieran ser vendidas para ayudar a sufragar los gastos.





Recuerdo que nos reuníamos todos para comer y discutir frente a la chimenea de la gran cocina, mientras que arriba estaban los estudios donde trabajábamos y pintábamos.

Era una especie de comunidad artística muy estimulante, donde se intercambiaban ideas, técnicas de pintura y escultura, culturas y opiniones.

Todos estos personajes, aunque muy diferentes, eclécticos y extravagantes, estaban unidos por su amor a la belleza del pueblo y del paisaje que lo rodea, con su hermoso lago. Les unía un sueño común, el de revitalizar el pueblo para convertirlo en una verdadera aldea de artistas.

Era muy joven, estaba en el instituto, cuando mi padre decidió comprar y restaurar una ruina en este pueblo aún abandonado.

En realidad no era un palacio, tenía muros medievales y llevaba mucho tiempo completamente abandonado, sin techo y sin seguridad.

Piensa en la cara de mamá cuando vio el interior de la casa: todo estaba sucio y abandonado, el interior era tan atractivo como lo puede ser una babosa...en fin, ¡no estaba muy de acuerdo!





Pero los sueños son sueños, y al final prevaleció el amor por papá.

Compraron la ruina y empezaron a arreglarla.


K: Es una bonita historia, pero ¿qué tiene que ver conmigo?


A.S. ¡Un momento! ¡Qué prisa!

Si tengo que contar una historia, pues que la cuente, ya sé que eres un niño de estos últimos años en los que las prisas se imponen a todo, pero yo estoy chapado a la antigua, voy a mi ritmo.

Por aquel entonces, cuando empezaron las obras, cada fin de semana salíamos con el coche para seguir la restauración. Una vez reconstruido el tejado y solidificadas las temblorosas paredes, comenzaron las obras, en las que participamos yo y algunos de mis amigos más cercanos.

Por supuesto, éramos puros trabajadores manuales, sin ninguna experiencia a nuestras espaldas, pero aprendimos mucho trabajando junto a verdaderos artistas.

En ese país, y en esa época, se reproducían las características de los talleres renacentistas, donde los aprendices aprendían de los maestros.

Estar en contacto con carpinteros, albañiles, herreros, pintores y escultores me enseñó a ver las formas a través de la materia.

Ellos hicieron y yo aprendí indirectamente que un trozo de madera puede convertirse en un escalón, un trozo de hierro en la estructura de una escalera, un trozo de arcilla puede transformarse en escultura, cobrar vida y transferir emociones.

Por eso estoy convencido de que también gracias a esta experiencia has nacido tú.


K: ¿Me está diciendo que yo también soy, de alguna manera, una obra de arte?


A.S. í, querida, pero que no se te suba a la cabeza. Sigues siendo un pedazo de plástico con un imán... eres hermosa y muy atractiva, ¡pero deberías haber visto lo que podían hacer!





K: Ahora tengo mucha curiosidad. ¡Háblame de la exposición!


A.S. Tienes razón, vamos al grano.

Por aquel entonces, me apasionaba la fotografía y, junto con mi compañero Luca Guzzonato, empecé a recorrer el pueblo recogiendo imágenes e historias de los habitantes más ancianos.

Con las fotografías y los escritos de aquella época, organizamos una exposición en la Casa degli Artisti... ¡Piensa que han pasado 43 años!

Sin embargo, el año pasado visité una exposición en memoria de los artistas que participaron en el renacimiento del pueblo. Hablando con la comisaria, Roberta Bonazza, le hablé de esta colección de fotos tomadas por Luca y por mí. Roberta mostró inmediatamente un entusiasmo inesperado, pidiéndonos que propusiéramos la exposición y un catálogo que recordara aquellos años.

¡Y aquí estamos! La Casa Degli Artisti está preparada para acoger esta nueva exposición, y la inauguración será el domingo 12 de septiembre, a las 11.00 horas.





Por cierto, te llevaré a ver el pueblo, que ahora se considera uno de los más bellos de Italia.

¿Ahora lo entiendes?

Tú también eres un poco en esta hermosa historia.




También podría interesarte:

Product added to wishlist

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia cuando navega por nuestra página web.

Para obtener más información, lea nuestra política de privacidad y la política de cookies.